Postales Sonoras (PS1 + PS2)

El “Canon de Croakchelbel” (PS1) y “La playa mágica de Puff” (PS2), dos postales sonoras que tienen la misma armonía que el “Canon de Pachelbel” y “Puff, el dragón mágico”. Ideal para trabajar las escalas y la entonación a partir de grados conjuntos. ¿Ya tienes tu palíndromo armónico ilustrado?


Edición: Harmony-Games
Diseño de la imagen: Núria Palau
Cuento de: Guifré Illa
Copyright: Oriol Ferré

8,00

Agotado

Más información

Las ilustraciones de las postales tienen algunas particularidades:

1) Cuentan con varios elementos muy originales que se van repitiendo de izquierda a derecha siguiendo unas líneas ficticias que suben y bajan.
2) Estos elementos se pueden entender como las notas de un pentagrama invisible.
3) Podemos encontrar estos elementos en 15 niveles distintos, es decir, en un registro de dos octavas diatónicas.
4) Los elementos están dispuestos en grados conjuntos, o dicho de otra forma, como las notas consecutivas en una escala.
5) La configuración de estos elementos es homogénea: empiezan y terminan del mismo modo. Por lo tanto, se pueden leer desde la izquierda o desde la derecha.
6) La disposición de los elementos se basa en los acordes de una armonía concreta. Eso permite que se puedan leer, cantar o tocar con el acompañamiento de una determinada armonía.

¿Cómo funcionan?

Es muy sencillo. Se empieza leyendo las notas de izquierda a derecha (considerando que la que se encuentra en la parte inferior izquierda equivale a un do) y, al llegar al final de la postal, se tiene que dar la vuelta y leer en sentido contrario. ¡Pero no hay que seguir necesariamente el mismo camino! A media dicción, ahí donde los puntos se bifurcan, podemos escoger “cantar” otro elemento y modificar así nuestro recorrido original. De ese modo, rebotando de un lado al otro de la postal, subiendo y bajando por los diferentes puntos de la ilustración, podemos crear nuestra propia composición. La postal también se puede interpretar con instrumentos, se pueden formar grupos y asignar elementos concretos a diferentes alumnos… ¡las combinaciones son infinitas!

Algunos consejos

• Durante la dicción se recomienda no realizar saltos de elementos alejados entre sí; el hecho de no contar con un pentagrama puede inducir al error.
• Se recomienda realizar el ejercicio con música de fondo (en internet se pueden encontrar fácilmente audios o plays along); en caso de no disponer de acompañamiento, el profesor siempre puede realizar los acordes de la armonía mediante piano, guitarra o cualquier otro instrumento.
• Las postales también pueden usarse como acompañamiento de otras canciones que tengan los mismos acordes que el “Canon de Pachelbel” y “Puff, el dragón mágico”. ¡Hay muchísimas!

Magia, colores, sonoridad… Postales Sonoras de Harmony-Games, una forma divertida y dinámica de aprender solfeo.

.

CUENTO para explicar cómo funciona la postal “Canon de Croakchelbel” a los más pequeños

“La rana del estanque que hacía escalas”

Según cuenta la leyenda, en un estanque en medio de las montañas vivía una rana apasionada por la música. Se pasaba el día escondida en su madriguera, pero cuando empezaba a oscurecer, subía encima de una roca y se ponía a cantar canciones. Así, mientras el resto de animales dormían, la rana llenaba el silencio de la noche con sus óperas y melodías.

Una noche más oscura de lo habitual la rana salió de su madriguera y saltó en la roca que había enfrente, pero debido a la poca visibilidad resbaló y cayó encima de un nenúfar que había abajo. En aquel momento la rana tenía en mente el “canon de croakchelbel” y estaba a punto de croar un “si”, pero por error croó un “la”. La sorpresa inicial enseguida se convirtió en fascinación.

–¡Qué divertido! –pensó–. ¡Puedo saltar arriba y abajo realizando escalas!

A partir de entonces, la rana se pasaba la noche tarareando escalas según subía o bajaba. Ahora saltaba encima de un nenúfar, ahora encima de una roca en la orilla del estanque, ahora en una roca situada más arriba… ¡incluso llegó a saltar encima de las estrellas! Dicen que de vez en cuando se distraía y se acercaba a algún pueblo, pero de eso ya hace mucho tiempo. Hace años que nadie la ha visto. Así pues, ya lo sabéis: si algún día veis una rana saltando de estrella en estrella, aguzad el oído; tal vez podréis oír como canta alguna de sus escalas.