El instrumento musical es una de las principales vías que posibilitan vivir y disfrutar de la música en primera persona, de forma totalmente directa y desde la práctica. Al tratarse de un medio que nos permite exteriorizar ideas y comunicarnos a través de los sonidos y el cuerpo con el resto de la comunidad, hace necesario que se convierta para el intérprete en un elemento cómodo y natural, lo cual facilitará la conexión entre su interior y todo el contexto que le rodea.

Piano y movimiento: la didáctica del instrumento a través de la ludificación plantea una forma de iniciar el camino del aprendizaje instrumental contemplando el cuidado corporal, buscando una libertad y fluidez física que permita concebir el instrumento como una extensión de nosotros mismos desde el principio. A partir de una selección de tres de los quince ejercicios creados exclusivamente con motivo de este trabajo, los cuales están destinados a alumnos de edades comprendidas entre los 6 y 8 años, se muestran diversas opciones para trabajar en el aula mediante una metodología divertida y motivadora: el juego. (SEGUEIX LLEGINT)

No hay comentarios

Deja un comentario

cinco + dieciocho =