Propuestas para trabajar la música y el movimiento a partir de patrones geométricos.

Una clase de música se puede desarrollar de muchas formas (todos sabemos cómo empieza y pensamos que sabemos cómo va a terminar). Nuestra actitud expresiva, comunicativa y creativa es esencial para llegar al final esperado, para encontrar la salida correcta, la salida del laberinto. Este curso pretende llevar la metáfora del laberinto a la práctica.

¿Cómo?

Presentando una serie de materiales y estrategias pedagógicas basadas en la música y el movimiento que nos permitirán desarrollar la motricidad, la coordinación corporal, la voz, la audición, el sentido rítmico, la improvisación y también la creatividad. Un curso eminentemente práctico en un laberinto real.

¿Qué aspectos vamos a trabajar?

• la orientación espacial (música vs matemáticas)
• las habilidades motrices básicas (desplazamientos, saltos y giros), así como transportes y conducciones
• el uso del lenguaje como medio de desarrollo musical
• el ritmo y la armonía
• la tonalidad y la modalidad

En definitiva, usaremos materiales didácticos y creativos como los “Cuadros Armónicos” y otros materiales de “Armonía a la Vista”, nos serviremos de rimas, frases hechas y poemas como base del trabajo rítmico, veremos juegos y ejercicios que nos permitirán desarrollar la psicomotricidad y la lateralidad, así como propuestas metodológicas en las que combinaremos voz, percusión corporal e instrumentos propios. Y todo, dentro de un gran laberinto –el elemento principal del curso– donde podremos pasear, cantar, bailar… ¡y hacer música!

Si estás buscando tu identidad lo mejor que puedes hacer para encontrarla es perderte” (O. Brown)

Curso impartido por: Oriol Ferré
Dirigido a: profesionales de la educación musical